El momento más feliz de un gamer

Recuerdo cuando logré acabar el Doom, no tenía ni idea de que sucedió, solo sé que sentía que mi vida dependía de el poder terminar con cada uno de los enemigos que la jauría lanzaba en mi contra. Era una locura, hace muchos años, hoy tengo 29 y jugué Doom cuando tenía 12 me parece (espero no equivocarme).

Y si le hecho al tiempo un retroceso mucho mayor, se van creando en mi mente el sonido de las espadas y los pisos falsos del clásico e inolvidable Prince of Persia, la primera vez que lo jugué fue en una vieja PC monocromática 386, se lo imaginan.

Sigue leyendo